sábado, 12 de junio de 2021

Horizonte republicano


Ha estat un goig col·laborar com a jurat amb l'organització del Certamen Literari "Horizonte republicano", impulsat per Podem Castelló. Ahir, en l'acte de lliurament de premis vaig tindre la sort que em convidaren a entregar el premi a Lorca Prado Moliner, una jove que amb el seu relat, "La primera vegada" va demostrar que té fusta i olfacte d'escriptora.

La iniciativa es va posar en marxa en molt poc de temps, amb poc pressupost, però amb molta il·lusió. Va arribar un allau de relats. Esperem que aquesta haja estat la primera edició de moltes, d'una iniciativa que ha permés mostrar que l'esperit republicà està molt viu i que lluitar pels valors que representa és molt necessari. Cada volta més.


Ha sido una gozada colaborar como jurado con la organización del Certamen Literario "Horizonte republicano", impulsado por Podem Castelló. Ayer, en el acto de entrega de premios tuve la suerte de que me invitaran a entregar el premio a Lorca Prado Moliner, una joven que con su relato, "La primera vegada" demostró que tiene madera y olfato de escritora.

La iniciativa se puso en marcha en muy poco tiempo, con poco presupuesto, pero con mucha ilusión. Esperemos que esta haya sido la primera edición de muchas, de una iniciativa que ha permitido mostrar que el espíritu republicano está muy vivo y que luchar por los valores que representa es muy necesario. Cada vez más.

https://youtu.be/-aAJMTAFXrk





martes, 1 de junio de 2021

CUESTIÓN DE PRIORIDADES

 


CUESTIÓN DE PRIORIDADES

En 2010, en el peor momento de la crisis del ladrillo, el PIB español caía sin freno, la prima de riesgo se disparaba hasta superar los 600, la recaudación tributaria se desplomaba, el rescate europeo merodeaba y nos convencieron de que había que inyectar decenas de miles de millones de euros de dinero público a los bancos. A los profesores se nos pidió un esfuerzo y nosotros lo hicimos. Pasamos desde entonces muchos años con disminución o congelación del salario, desapareció la reducción horaria a los profesores más mayores, nos añadieron un 20% más de horas de trabajo y aumentó hasta 36 el número de alumnos en las aula de secundaria (42 en bachillerato). Han pasado 11 años y nuestras condiciones laborales siguen prácticamente igual.

En 2015, España ya había recuperado con creces el P.I.B. de 2009, la prima de riesgo lleva desde 2014 estabilizada en un nivel que asegura una financiación exterior en condiciones envidiables, los bancos encadenan años con beneficios mil millonarios y en 2017, 2018 y 2019 se superó el récord de recaudación tributaria de 2007. Pero a pesar de esa bonanza económica, no había llegado todavía el momento para que pudiéramos recuperar parte del poder adquisitivo perdido, volver a las horas lectivas de 2010, o al menos para reducir ostensiblemente la masificación en las aulas (en los últimos años se ha mejorado en ese aspecto, pero no lo suficiente). Es cierto que los profesores nunca nos quejamos (nada que ver con otros colectivos que saben defender lo que lograron los que les precedieron), pero en algún momento habrá que pensar al menos en nuestros alumnos.

En 2009 se dedicaba a educación un 4.6% del P.I.B. A pesar de las promesas de incrementar la inversión, 11 años después, invertimos menos que entonces (el 4.5%). Desde 1995 nunca hemos abandonado uno de los últimos 5 puestos entre los países de la UE en este aspecto. Así que seguimos muy lejos del 7 % que invierten los países que más dinero dedican y con los que pretendemos compararnos.

No todo son malas noticias, los organismos económicos nacionales e internacionales, auguran para España una recuperación económica fulgurante a partir del verano. Seguro que esto animará a nuestros dirigentes a incrementar la inversión en educación para, al menos, recuperar un número de alumnos en las aulas que no recuerde al del siglo pasado.

Pues parece que tampoco. De hecho las Administraciones Educativas tienen un plan para que nos olvidemos de ello. Han puesto en marcha una campaña publicitaria para vender a la opinión pública que lo imprescindible para mejorar el sistema educativo son las innovaciones. Es evidente que hay factores que deben actualizarse periódicamente, pero no hay nada más eficaz que reducir el número de alumnos que un profesor atiende a la vez.

Innovaciones que por supuesto no salen de los que se baten el cobre en esas aulas masificadas. No. Vienen de expertos, que lo único que hacen es copiar las recetas que en otros países se pusieron en práctica hace décadas, aunque ahora allí empiecen a descubrir que no han resultado como pensaban. Innovaciones que en países como Finlandia, que llevan 30 años dedicando más del 6% del PIB a la educación, se implantaron con 15 alumnos en cada aula (en España, en ese mismo periodo, nunca se ha llegado al 5% de gasto y son muy pocos los años en que se superó el 4,5%). Es cierto que este curso, para cumplir la distancia de seguridad y aprovechando el dinero enviado por la UE, se ha reducido la ratio en algunos niveles, pero ya se anuncia que eso ha sido algo excepcional. Un espejismo. Ahora lo que toca son las innovaciones educativas. Unas innovaciones impuestas sin consenso, que han logrado su primer objetivo, dividir al profesorado entre partidarios y detractores. Es enternecedora nuestra ingenuidad. Hemos picado el anzuelo que nos han puesto y nos peleamos entre nosotros, olvidando lo prioritario: reducir el número de alumnos en las aulas

Porque la verdadera innovación, lo que de verdad mejorará el sistema educativo es bajar las ratios. Los profesores y sobre todo los padres, deberíamos unirnos y exigir a las Administraciones Educativas que pongan en ese objetivo todos sus esfuerzos y dejen para después los experimentos.


QÜESTIÓ DE PRIORITATS

En 2010, en el pitjor moment de la crisi, el PIB espanyol queia sense fre, la prima de risc es disparava fins a superar els 600, la recaptació tributària es desplomava, el rescat europeu rondava i ens van convéncer que calia injectar desenes de milers de milions d'euros de diners públics als bancs. Als professors se'ns va demanar un esforç i nosaltres el vam fer. Vam passar des de llavors molts anys amb disminució o congelació del salari, va desaparéixer la reducció horària als professors més majors, ens van afegir un 20% més d'hores de treball i va augmentar fins a 36 el nombre d'alumnes a les aula de secundària (42 en batxillerat). Han passat 11 anys i les nostres condicions laborals continuen pràcticament igual.

En 2015, Espanya ja havia recuperat el P.I.B. de 2009, la prima de risc porta des de 2014 estabilitzada en un nivell que assegura un finançament exterior en condicions envejables, els bancs encadenen anys amb beneficis mil milionaris i en 2017, 2018 i 2019 es va superar el rècord de recaptació tributària de 2007. Però malgrat eixa bonança econòmica, no havia arribat encara el moment perquè poguérem recuperar part del poder adquisitiu perdut, tornar a les hores lectives de 2010, o almenys per a reduir, més del que s'ha fet fins ara, el nombre d'alumnes a les aules. És cert que els professors mai ens queixem (no com amb altres col·lectius que saben defensar el que van aconseguir els que els van precedir), però en algun moment caldrà pensar almenys en els nostres alumnes.

En 2009 es dedicava a educació un 4.6% del P.I.B. Malgrat les promeses d'incrementar la inversió en educació, 11 anys després estem pitjor, dediquem un percentatge del 4.5% (des de 1995 mai hem abandonat un dels últims 5 llocs entre els països de la UE en aquest aspecte). Estem molt lluny del 7% del PIB dels països que més diners dediquen a l'educació i amb els quals pretenem comparar-nos.

No tot són males notícies, els organismes econòmics nacionals i internacionals, auguren per a Espanya una recuperació econòmica fulgurant a partir de l'estiu. Segur que això animarà als nostres dirigents a incrementar la inversió en educació per a almenys recuperar un nombre d'alumnes a les aules que no recorde al del segle passat.

Doncs sembla que tampoc. De fet les Administracions Educatives tenen un pla perquè ens oblidem d'això. Han posat en marxa una campanya publicitària per a vendre a l'opinió pública que l'imprescindible per a millorar el sistema educatiu són les innovacions. És evident que hi ha factors que han d'actualitzar-se periòdicament, però no hi ha res més eficaç que reduir el nombre d'alumnes que un professor atén alhora.

Innovacions que per descomptat no ixen dels que es baten el coure en eixes aules massificades. No. Vénen d'experts, que l'única cosa que fan és copiar les receptes que en altres països es van posar en pràctica fa dècades, encara que ara allí comencen a descobrir que no han resultat com pensaven. Innovacions que en països com Finlàndia, que porten 30 anys dedicant més del 6% del PIB a l'educació, es van implantar amb un màxim de 15 alumnes en cada aula (a Espanya, en eixes mateix període, mai s'ha arribat al 5% de despesa i són molt pocs els anys en què es va superar el 4,5%). És cert que aquest curs tan especial, per a complir la distància de seguretat i aprofitant els diners enviats per la UE, s'ha reduït la ràtio en alguns nivells, però ja s'anuncia que això ha sigut una cosa excepcional. Un miratge. Ara el que toca són les innovacions educatives. Unes innovacions imposades sense consens, que han aconseguit el seu primer objectiu, dividir al professorat entre partidaris i detractors. És entendridora la nostra ingenuïtat. Hem picat l'ham que ens han posat i ens barallem entre nosaltres, oblidant el prioritari: reduir el nombre d'alumnes a les aules.

Perquè la vertadera innovació, que de veritat millorarà el sistema educatiu és baixar les ràtios. Els professors i sobretot els pares, hauríem d'unir-nos i exigir a les Administracions educatives que posaren en eixe objectiu tots els seus esforços i deixaren per a després els experiments.

sábado, 29 de mayo de 2021

ES LA ECONOMÍA ESTÚPIDO

 


ES LA ECONOMÍA ESTÚPIDO

La frase que sirve de título, la ideó el director de campaña que llevó a Clinton a la Casa Blanca y es como una navaja suiza. Sirve para casi todo. Incluso para explicar los erráticos criterios de vacunación contra el coronavirus en España. Los protocolos de vacunación parecen un guion firmado por Berlanga, un guion que en su último giro trata como si fuésemos estúpidos a los que recibimos una primera dosis de AstraZeneca y estamos esperando la segunda.
    Puedes considerar que tus conciudadanos son estúpidos, es lícito, incluso si son trabajadores públicos, incluso si les has puesto la etiqueta de esenciales, pero lo que no debes hacer es decírselo a la cara. Justo eso es lo que está haciendo el Ministerio de Sanidad con sus trabajadores “esenciales”. En su defensa hay que reconocer que algunos de estos colectivos, han acostumbrado a la Administración a que puede hacer con ellos lo que quiera: empeorarles las condiciones laborales, congelarles el sueldo, despreciar su trabajo delante de la sociedad... Les hagan lo que les hagan ellos nunca protestan. Agachan la cabeza y siguen cumpliendo con sus obligaciones. Quizá por eso han pensado que en este tema también acatarán sus indicaciones, por descabelladas que estas san. “Sois estúpidos, no tenéis criterio y por eso vais a hacer lo que yo os diga.” Pero los trabajadores “esenciales” no son estúpidos y por eso están escogiendo masivamente repetir con AstraZeneca.
    La ministra Darias pretende revestir con criterios científicos una decisión, que solo se puede justificar con criterios económicos y comerciales. Para ello airea un estudio que está al nivel de los experimentos del Quimicefa. Piensan que para dotarlo de relevancia basta con ponerle un nombre suntuoso “CombiVacs”, suena bien, reconozcámoslo. Pero no es suficiente. Es un estudio tildado por algunos científicos como irrelevante. No puedes determinar que la combinación de AstraZeneca y Pfizer es segura probándola solo en 441 personas. No. Ese informe frente a los ensayos con decenas de miles de personas que avalan las dos dosis de AstraZeneca no se sostiene. Y así lo recuerda la Agencia Europea del Medicamento, la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Española del Medicamento y 17 sociedades científicas españolas entre las que están: la Sociedad Española de Vacunología y la Sociedad Española de Inmunología. La opción de recibir una dosis de la vacuna inglesa y una segunda de Pfizer no entra ni siquiera dentro de las fichas técnicas de dichos medicamentos publicadas por el propio ministerio.
    Si por tacticismo político no te atreves a imponer la segunda dosis de Pfizer, no es elegante, ni lícito tratar de asustar, castigar o criminalizar a los que no optan por esa opción. Porque no se puede manipular a quien no es “estúpido” con anuncios alarmistas y cargados de demagogia: “4 muertos por trombos entre los vacunados con AstraZeneca” pregonaba la ministra en rueda de prensa hace unos días. ¿Entre cuantos vacunados? Entre 5 millones. Eso nos da un 0,00008 % de probabilidades de morir por un trombo si nos ponen esa vacuna. Con ese nivel de riesgo como umbral, deberían prohibirse probablemente más de la mitad de los medicamentos que se suministran sin receta médica.
Puestos a informar, lo más lógico sería indicar cuántos muertos ha habido por causas poco explicables con el resto de vacunas. Quizá nos llevaríamos alguna sorpresa.
Tampoco puedes decir en esa misma rueda de prensa, que "no se puede elegir vacuna" porque sí se puede. Y es posible porque tú has decidido que sea posible. No eches la culpa a las Comunidades Autónomas de que la gente no elija lo que tú quieres que elija. Si no quieres que se pueda escoger, tu ministerio es la autoridad en este sentido, solo debes obligar a poner la segunda dosis siempre de Pfizer y punto.
    Es evidente que el comportamiento de los fabricantes de la vacuna de Oxford ha dejado mucho que desear, pero no deberías hacer recaer en los destinatarios de las vacunas la culpa de no haber sido capaz de hacer cumplir los contratos que firmas. Este parece el problema la inseguridad de que lleguen suficientes vacunas, más ahora que se ha mantenido una campaña de desprestigio hacia esta vacuna. Quizá fue un error confiar en esta compañía, ahora no se debería sumar un segundo error, mucho más grave, saltándose las indicaciones de los científicos por cuestiones comerciales, políticas o económicas.
    Es posible, incluso probable, que la combinación de las dos vacunas sea mejor que repetir con AstraZeneca. Pero para saberlo hay que esperar a que más gente pruebe esa combinación y a que pase más tiempo. En Reino Unido hay en marcha un estudio algo más relevante, este si se publicará en The Lancet, que en junio ofrecerá resultados fiables sobre la eficacia de la combinación de AstraZeneca y Pfizer. Los primeros resultados de este estudio, lo que sí han comprobado es hasta tres veces más reacciones adversas si se mezclan vacunas que si se reciben dos inyecciones del mismo preparado, de eso no habló la ministra.

    Mientras no exista evidencia científica, lo único que está demostrado que aúna seguridad y eficacia, es repetir con AstraZeneca y eso es lo que la mayoría de los que han podido elegir han escogido. Así seguirá siendo hasta que el Ministerio de Sanidad, dé un nuevo bandazo e imponga su delirante criterio, obligando expresa o tácitamente a inocular solo Pfizer.

miércoles, 19 de mayo de 2021

Niños que vienen a salvarnos

 


Marruecos utiliza su posición geográfica, sus caladeros, su papel en otros conflictos como el palestino... y todo eso lo convierte en una partida de ajedrez en la que emplea peones de carne y hueso que lanza al mar en una apertura agresiva de la partida. Pierde ante la opinión pública internacional. No le importa. Le compensa con lo que gana en los despachos. Si quieres tener perros guardianes que te hagan el trabajo sucio debes asumir estas situaciones.
Esta crisis migratoria pasará y lo que va a quedar cuando las aguas se calmen, van a ser unos miles de niños que han entrado solos en territorio español. Ahí están en la foto, hacinados y con esta primera visión de lo que les espera: Una tanqueta del ejército, adosada a dos coches de policía Nacional y Local. El mensaje que les damos es que eso es lo que vamos a ofrecerles en adelante: "Sois niños, sí, pero es con policías y soldados con los que vais a tratar mientras estéis aquí. Nada de maestros. Nada de juegos. Nada de otros niños." ¿Es ese el mensaje que les debemos dar? ¿Es ese el mensaje que nos conviene darles?
Es probable que para muchos de ellos lo mejor sería devolverlos a su hogar. Pero ¿qué hogares les esperan al otro lado de las alambradas? Puede que incluso no quede nada parecido a una familia donde crecer feliz.
Para los que vayan a quedarse con nosotros ya les tenemos preparado el futuro. Mejor, en la mayoría de los casos, la ausencia de un futuro digno. Dejarán de ser niños y los convertiremos en "menas". Les lanzaremos a los leones sin ninguna piedad. Los voceros de la xenofobia se encargarán de llamarles ladrones, asesinos y violadores. Calmaremos nuestra conciencia llamando fascistas a esos voceros y a otra cosa. No andaremos desencaminados, pero deberíamos también pensar en eso que denominamos con el eufemismo "protocolos" y que en realidad es un sistema despiadado de estropear el futuro de estos niños. Llegan aquí con ilusión y nosotros se la vamos a laminar. Los convertiremos en carne de cañón. Los consideramos un problema, cuando quizá vengan a salvarnos. En un país con uno de los índice de natalidad más bajos del mundo, Un niño nunca puede ser un problema. Esos niños deberían estar en un entorno confortable (desde luego a ser posible con su familia), recibir la mejor educación que podamos darles y ofrecerles un futuro, para que ayuden a que nuestra sociedad envejecida también lo tenga. Deberíamos preocuparnos por canalizar esa ilusión que traen, que es el mejor combustible que se puede emplear para afrontar la vida. No convirtamos esa ilusión en frustración, o en odio.
Deberíamos estar orgullosos de que haya personas ilusionadas por entrar en nuestro territorio para labrarse un futuro. El problema sería que no nos viesen como una oportunidad. El día que nadie quiera entrar en nuestro país, será el día que debamos preocuparnos de verdad.

lunes, 10 de mayo de 2021

Ámbitos



 

La improvisación, la imposición y el desprecio al trabajo de los profesores, forman el hábitat en el que el sistema educativo español ha sobrevivido desde hace décadas. Las Administraciones educativas no tienen ningún recato en transmitir la sensación de que desconfían de la labor de sus docentes. Buscan fuera las buenas prácticas y las innovaciones, siempre copiando a otros países para dejar claro a los profesores y a los padres que lo que aquí se hace no sirve.

Ámbitos. Esta es la nueva solución mágica que ya ha llegado a los centros de secundaria de Alicante, Castellón y Valencia y que pronto llegará a toda España.

Estos Ámbitos han llegado para salvar a los alumnos de entre 12 y 14 años (1º ESO y 2º ESO), a los que parece que no les conviene seguir estudiando las asignaturas de Castellano, Historia, Valenciano*, Matemáticas, Tecnología, Física y Química o Biología. Es mejor para ellos que estas sean sustituidas por dos Ámbitos que incluyan a cinco o seis de ellas de un modo transversal. El hecho de que durante décadas se hayan cursado por separado e impartidas por profesores especialistas, sin mayor problema y que de los centros de secundaria saliesen generaciones de ciudadanos cada vez con mejores herramientas para encontrar su propio camino en la vida, no es suficiente aval. Porque aquí lo que importa son los informes PISA. Unos informes que no redacta la UNESCO, ni la Agencia Europea de Educación, ni el Ministerio de Educación, ni las Universidades españolas no, los redacta la OCDE, la organización que vela por preservar el capitalismo y que cumpliendo ese cometido busca que la prioridad en la formación sea solo esa.

Aun así, si nos limitamos a valorar la capacidad para competir en el mundo capitalista de los españoles, tenemos una fuente de información muy cercana: los jóvenes a los que la crisis del ladrillo echó de España hace 10 años. Si les preguntamos nos dirán que fue la formación que recibieron aquí, la que les permitió competir con los jóvenes de los países que les acogieron. Ese fue el único escudo que llevaban. Pero no, ese tipo de pruebas no son sólidas. Alguien ha decidido que hace falta un cambio radical en la incorporación desde el colegio al instituto y para eso siempre es mejor mirar lo que hacen otros países, con otras realidades sociales, con otras estructuras productivas, educativas, sociales… y copiarlo (aunque en esos países comiencen a aparecer síntomas de que los Ámbitos han empobrecido la formación). Esas son las bases sobre las que se sustenta la imposición de los Ámbitos.

No tengo ni idea de si estos Ámbitos van a funcionar. No descarto que implantados de un modo lógico (no como se pretende), serían una herramienta útil en muchos centros. Lo que sí sé es que los centros de secundaria llevan décadas trabajando con un plan específico para incorporar a su alumnado más joven, un plan que han ido evaluando y mejorando curso tras curso. Planes que han ido dando sus frutos y han mejorado los resultados, no solo los académicos (incluida la reducción progresiva del fracaso escolar), también los emocionales, la convivencia en los centros, la formación en valores... Planes que funcionan, que han posibilitado una educación pública de calidad, mejor en general que la que se puede encontrar en los centros privados o concertados. Ahora llega alguien desde un despacho y decide que esos planes no sirven, que se han estado haciendo las cosas mal y que él conoce el secreto para resolver todos los problemas. Problemas que en muchos institutos no se producen, pero que él ha decidido que existen en todos y que además sabe que lo mejor es acabar con el trabajo realizado hasta ahora. Hay que unificar las medidas, acabar con la independencia que posibilitaba la adaptación a la realidad de cada centro y lo que va a solucionar todos los problemas es que un profesor de Matemáticas se encargue de la Biología o que uno de Lengua Castellana se encargue de Historia.

Además todo ello debe hacerse improvisando, con rapidez, sin ninguna transición, sin el imprescindible convencimiento, ni la formación de los profesores que los imparten. Por supuesto aprovechando para ello los libros de texto de cada una de las asignaturas individuales, nada de utilizar material adecuado, porque no se puede cambiar el programa Xarxa Llibres cuando lleva pocos cursos en marcha. No se pueden tirar a la basura los millones de euros que esos libros costaron. ¿O sí?

La innovación educativa es imprescindible para que los éxitos logrados hasta ahora se mantengan en el futuro, pero debería surgir de abajo, de los que están dentro del aula, de los profesores. Ellos conocen las necesidades de sus alumnos. Pero las innovaciones vienen de arriba, de las altas esferas. Esas que, escudadas en la pandemia, han puesto en marcha este curso, de modo obligatorio e improvisado estos Ámbitos y han pedido un informe a los centros para ver el resultado de esta implantación. Esas que, antes de que acabe el plazo para enviar esos informes, emiten su valoración, demostrando que para ellas la opinión de los profesores es irrelevante. Una evidencia más de su absoluta desconfianza en los profesores.

Se equivocan al desconfiar de ellos, porque si el sistema educativo español ha funcionado, funciona y seguirá funcionando es gracias a la profesionalidad, dedicación y capacidad de adaptación a los vaivenes legislativos de esos profesores.


*En Autonomías sin lengua propia ya se considera que no deben estudiar estas lenguas “extrañas”, aunque siempre he pensado que eso sería una de las medidas más útiles para “hacer España”.


ÀMBITS

La improvisació, la imposició i el menyspreu al treball dels professors, formen l'hàbitat en el qual el sistema educatiu espanyol ha sobreviscut des de fa dècades. Les Administracions educatives transmeten la sensació que desconfien de la labor dels seus docents. Busquen fóra les bones pràctiques i les innovacions, sempre copiant a altres països per a deixar clar als professors i als pares que el que ací es fa no serveix.

Àmbits. Aquesta és la nova solució màgica que ja ha arribat als centres de secundària d'Alacant, Castelló i València i que prompte arribarà a tota Espanya.

Aquests Àmbits han arribat per a salvar als alumnes d'entre 12 i 14 anys (1r ESO i 2n ESO), als quals sembla que no els convé continuar estudiant les assignatures de Castellà, Història, Valencià*, Matemàtiques, Tecnologia, Física i Química o Biologia. És millor per a ells que aquestes siguen substituïdes per dos Àmbits que incloguen a cinc o sis d'elles d'una manera transversal. El fet que durant dècades s'hagen cursat per separat i impartides per professors especialistes, sense major problema i que dels centres de secundària isqueren generacions de ciutadans cada vegada amb millors eines per a trobar el seu propi camí en la vida, no és suficient aval. Perquè ací el que importa són els informes PISA. Uns informes que no redacta la UNESCO, ni l'Agència Europea d'Educació, ni el Ministeri d'Educació, ni les Universitats espanyoles no, els redacta l'OCDE, l'organització que vela per preservar el capitalisme i que per acomplir eixe objectiu busca que la prioritat en la formació siga només eixa.

Així i tot, si ens limitem a valorar la capacitat per a competir en el món capitalista dels espanyols, tenim una font d'informació molt pròxima: els joves als quals la crisi va fer fora d'Espanya fa 10 anys. Si els preguntem ens diran que va ser la formació que van rebre ací, la que els va permetre competir amb els joves dels països que els van acollir. Eixe va ser l'únic escut que portaven. Però no, eixe tipus de proves no són sòlides. Algú ha decidit que fa falta un canvi radical en la incorporació des del col·legi a l'institut i per a això sempre és millor mirar el que fan altres països, amb altres realitats socials, amb altres estructures productives, educatives, socials… i copiar-ho (encara que en eixos països comencen a aparéixer símptomes de que els Àmbits han empobrit la formació). Eixes són les bases sobre les quals se sustenta la imposició dels Àmbits.

No tinc ni idea de si aquests Àmbits funcionaran. No descarte que implantats d'una manera lògica (no com es pretén), serien una eina útil en molts centres. El que sí que sé és que els centres de secundària porten dècades treballant amb un pla específic per a incorporar al seu alumnat més jove, un pla que han anat avaluant i millorant curs rere curs. Plans que han anat donant els seus fruits i han millorat els resultats, no sols els acadèmics (inclosa la reducció progressiva del fracàs escolar), també els emocionals, la convivència en els centres, la formació en valors... Plans que funcionen, que han possibilitat una educació pública de qualitat, millor en general que la que es pot trobar en els centres privats o concertats. Ara arriba algú des d'un despatx i decideix que eixos plans no serveixen, que s'han estat fent les coses malament i que ell coneix el secret per a resoldre tots els problemes. Problemes que en molts instituts no es produeixen, però que ell ha decidit que existeixen en tots i que a més sap que el millor és acabar amb el treball realitzat fins ara. Cal unificar les mesures, acabar amb la independència que possibilitava l'adaptació a la realitat de cada centre i el que solucionarà tots els problemes és que un professor de Matemàtiques s'encarregue de la Biologia o que un de Llengua Castellana s'encarregue d'Història.

A més tot això ha de fer-se improvisant, amb rapidesa, sense cap transició, sense l'imprescindible convenciment, ni la formació dels professors que els imparteixen. Per descomptat aprofitant per a això els llibres de text de cadascuna de les assignatures individuals, res d'utilitzar material adequat, perquè no es pot canviar el programa Xarxa Llibres quan porta pocs cursos en marxa. No es poden tirar al fem els milions d'euros que eixos llibres van costar. O sí?

La innovació educativa és imprescindible perquè els èxits obtinguits fins ara es mantinguen en el futur, però hauria de sorgir de baix, dels que estan dins de l'aula, dels professors. Ells coneixen les necessitats dels seus alumnes. Però les innovacions vénen de dalt, de les altes esferes. Eixes que, escudades en la pandèmia, han posat en marxa aquest curs, de manera obligatòria i improvisada aquests Àmbits i han demanat un informe als centres per a veure el resultat d'aquesta implantació. Eixes que, abans que acabe el termini per a enviar eixos informes, emeten la seua valoració, demostrant que per a elles l'opinió dels professors és irrellevant. Una evidència més de la seua absoluta desconfiança en els professors.

S'equivoquen en desconfiar d'ells, perquè si el sistema educatiu espanyol ha funcionat, funciona i continuarà funcionant és gràcies a la professionalitat, dedicació i capacitat d'adaptació als vaivens legislatius d'eixos professors.



*En Autonomies sense llengua pròpia ja es considera que no han d'estudiar aquestes llengües “estranyes”, encara que sempre he pensat que això seria una de les mesures més útils per a “fer Espanya”.


sábado, 1 de mayo de 2021

DETECCIÓN Y RESTAURACIÓN DE TERRENOS AGRÍCOLAS ABANDONADOS




Me entrevista la Universitat Politècnica de València para que les hable del ambicioso proyecto de investigación que están llevando a cabo mis alumnos.

Puedes leer la entrevista en este enlace.

Su investigación ha sido una de las ganadoras de la iniciativa "Investiga. ¡Salva el planeta!", obteniendo un premio de 1000 €.

En las próximas semanas completarán el estudio y lo defenderán ante un tribunal formado por profesores universitarios.

Puedes colaborar respondiendo y difundiendo esta encuesta: Detección y restauración de terrenos agrícolas abandonados (google.com)

sábado, 20 de febrero de 2021

Por mi gran culpa (Raúl Ariza)

 


Por mi gran culpa (Raúl Ariza)

Es un placer leer novelas en las que no es difícil adivinar una reflexión del autor por cómo contarnos la historia. Es algo recurrente en las novelas de Raúl. Siempre detectas que detrás hay un respeto hacia el lector. Las cosas se pueden contar de muchas maneras y se agradece encontrar escritores que se esfuerzan en escoger un punto de vista que enriquezca sus obras.

De la novela destacaría tres elementos.

El primero sería el trabajo psicológico de los personajes, un rasgo recurrente en la narrativa del autor. El segundo el manejo de los tiempos, que logra que el lector descubra en el momento oportuno lo que esconden los pliegues de esta trama cargada de violencia y ambiciones. Por último el narrador escogido. Este también es un signo característico de Raúl, que maneja siempre muy bien cómo contar lo que quiere contar. En esta novela hay una evolución muy interesante. En el inicio de la novela el narrador se sitúa en un plano que permite una mirada bastante aséptica de los hechos, para paulatinamente ir implicándose más en lo que les va sucediendo a los protagonistas, hasta acabar convirtiéndose en un personaje de la novela que termina por apoderarse para sí de la historia.

Una novela que cumple los cánones del género negro, pero que tiene la virtud de hacer muy humanos a sus protagonistas y de estar contada del mejor modo para exprimirle todo el jugo.



miércoles, 6 de enero de 2021

Firma de ejemplares (Plácido Gómez)


Gracias a todos los que agotasteis los ejemplares para que hoy los Reyes Magos hayan sorprendido a los vuestros con lo que esconde el espesor de este lápiz.

LAS BANDERAS NO DAN DE COMER

 


Los británicos apostaron por salir de la UE, con el pretexto de reforzar su soberanía y su economía. Por el camino han perdido la soberanía de Gibraltar e Irlanda del Norte. Los dos territorios dependen ya tanto de las decisiones que se tomen en Bruselas, Madrid o Dublín como de las que se tomen desde Londres. Una descolonización en toda regla, que no terminará ahí, porque Escocia estrena el Brexit anunciando su firme intención de abandonar el Reino Unido para entrar en la Unión Europea. Perder el control de esos territorios supondría perder de facto un 12% de su población (un mal negocio). Tampoco es capaz de controlar la frontera para defender su soberanía y su economía. Deja 6 meses, de momento, de libre entrada, mientras sus ciudadanos y mercancías tienen que pasar por las aduanas.
La Unión Europea ha perdido también un 10% de su población y uno de los miembros que más contribuían a sus fondos. Pero también ha perdido un lastre para profundizar en la integración y la gobernanza común, que han demostrado ser una herramienta eficaz para un progreso a largo plazo de sus socios.
La bandera británica seguirá ondeando en la frontera del Eurotúnel, en Belfast, en Gibraltar y en Edinburgo para engordar el orgullo y el patriotismo británico, pero el orgullo y el patriotismo no dan de comer. El euro, sí.

viernes, 13 de noviembre de 2020

POETES & CÍA (PLOGGING)

 

Aquesta setmana s'ha presentat el llibre PLOGGING i s'ha inaugurat al Palau de Vilel de La Vall d'Uixó l'exposició que completa la iniciativa Poetes&Cía de 2020.

És aquesta una iniciativa que any rere any tracta d'agermanar la literatura i la fotografia. Enguany el repte ha estat un poc més arriscat. Ecologia, literatura i fotografia s'han ficat de la mà amb un resultat espectacular.


Tot va començar amb un recorregut per vora mar des de Sagunt fins al Millars, replegant objectes abandonats, perduts o rebutjats pel mar, que en tot cas no haurien d'estar allí (encenedors, anells, taps, joguines...). S'arreplegaven, s'anotaven les coordenades de la troballa i se fotografiaven tal com van ser trobats.


El segon pas va ser portar eixos objectes a 38 fotògrafs que els van reinterpretar amb fotografies artístiques.

Al tercer pas és al que jo he participat. Inspirats per les dos fotografies de cada objecte, 38 escriptors havíem d'escriure un microrelat o una poesia.

El resultat de tot el procés es pot trobar a l'exposició (on es mostra la creació fotogràfica i literària i l'objecte) i al volum PLOGGING. El títol d'aquest fa referència a una modalitat lúdico-esportiva que consisteix en fer esport mentre es replega brutícia de la natura.



Gràcies a Nel·lo Navarro, a l'Ajuntament de La Vall, a l'editorial Trencatimons, a la resta d'implicats en el projecte, i enhorabona pel resultat, a ells i a tota la resta de participants pel resultat.

 

Esta semana se ha presentado el libro PLOGGING y se ha inaugurado al Palacio de Vilel de La Vall d'Uixó la exposición que completa la iniciativa Poetas&Cía de 2020.
Es esta una iniciativa que año tras año trata de hermanar la literatura y la fotografía. Este año el reto ha sido un poco más arriesgado. Ecología, literatura y fotografía se han juntado para dar con un resultado espectacular.
Todo empezó con un recorrido por bla costa desde Sagunto hasta el Mijares, recogiendo objetos abandonados, perdidos o rechazados por el mar, que en todo caso no tendrían que estar allí (mecheros, anillos, tapones, juguetes...). Se recogían, se anotaban las coordenadas del hallazgo y se fotografiaban tal como fueron encontrados.
El segundo paso fue llevar esos objetos a 38 fotógrafos que los reinterpretaron con fotografías artísticas.
Al tercer paso es en el que yo he participado. Inspirados por las dos fotografías de cada objeto, 38 escritores teníamos que escribir un microrrelato o una poesía.
El resultado de todo el proceso se puede encontrar a la exposición (donde se muestra la creación fotográfica y literaria y el objeto) y en el volumen PLOGGING. El título de este hace referencia a una modalidad lúdico-deportiva que consiste en hacer deporte mientras se retira suciedad de la naturaleza.
Gracias a Nel·lo Navarro, al Ayuntamiento del Valle, a la editorial Trencatimons y al resto de implicados en el proyecto y enhorabuena, a ellos y a todo el resto de participantes por el resultado.


jueves, 26 de diciembre de 2019

EL ESPESOR DE UN LÁPIZ: RESEÑAS Y OPINIONES







.Carles Francino (periodista): El sexto libro de Miguel Torija lleva al límite, casi a la bestialidad, al escritor que lo protagoniza.

Benjamín Prado (novelista, ensayista y poeta): Miguel Torija nos sumerge en un miedo recurrente, que han sufrido grandes escritores como Juan Rulfo o Carmen Laforet. El miedo a no poder escribir.

.Jose Manuel González de la Cuesta (novelista y ensayista): 
Inteligente libro. Buena literatura, la que nos vuelve a brindar Miguel Torija, y es que una novela puede ser buena por muchas razones y El espesor de un lápiz” lo es, entre otras, no ajenas al buen quehacer literario de Miguel Torija con las palabras,  por su capacidad de penetrar en nuestro hemisferio derecho y activar las neuronas de las emociones, que tanto placer nos provocan cuando leemos.
Reseña completa en: La escritura esférica

.Patricia Mir (periodista y activista cultural):  Me la llevé de viaje y todos los días estaba deseando llegar al hotel para seguir leyéndola.


Me ha gustado mucho el planteamiento tan fresco con ese punto de vista tan atípico que te hace entrar en la historia de una manera tan original. Y sobre todo, cómo están planteados los personajes, que por un lado son cercanos por ser contemporáneos y por otro son muycomplejos por sus circunstancias vitales. Tan oscuros y a la vez tan cercanos. Lo más bonito que me ha transmitido la novela es que lo que les pasa a los personajes, en el fondo, no es tan extraño porque, como tú comentabas en la entrevista, todos tenemos esa “cara b”. También el desenlace me ha parecido muy acertado para el desarrollo que habían tenido los personajes.
Tu novela siempre tendrá un sitio reservado en mi biblioteca.

María Requena (escritora y activista social y literaria): Que emocionante es ir viendo crecer un proyecto literario y después poder tenerlo en las manos, olerlo, disfrutarlo... Es un privilegio.

Este libro es una joya. Si lo lees entenderás por qué lo digo. Me producen "envidia" esas descripciones maravillosas que hace Miguel y que te transportan a la escena, puedes oler y sentir los escenarios, son magníficas. Francamente, solo por ellas merece la pena esta novela. Pero a ellas le sumamos un narrador... Del que no voy a decir casi nada (para que sorprenda a nuevos lectores) pero si diré que es valiente, arriesgado, sorprendente, inusual y genial.
Sin lugar a dudas, es uno de los mejores libros que he leído este año (y con este son 78). La historia transcurre giro tras giro, capítulo tras capítulo, sorprendiéndonos y/o conmocionándonos.
Yo agradezco muchísimo a Miguel haber sido testigo de su creación, me sirve como una gran escuela de escritura. Y también agradezco este tipo de literatura valiente y sorprendente que nos hace crecer como lectores, ¿qué más se puede pedir?
Por último, animo a todos los lectores a mirar más hacia las editoriales independientes porque como Talentura publican tesoros, regalos para los apasionados de la lectura como lo es El espesor de un lápiz.
Gracias, Talentura. Gracias, Miguel.

Irene Gómez (diputada autonómica):  Hoy día de Sant Jordi recomiendo la lectura de “El espesor de un lápiz”. Estoy seducida por la historia de Héctor y Gloria. Miguel tiene una forma de escribir diferente que está logrando que sea un personaje más de la novela. ¡Gracias Miguel! 








Mar Romeo (profesora): Un lujazo pasar unas horas a merced de un narrador que te provoca






síndrome de Estocolmo.

.Elena Casero (escritora): El lenguaje está muy cuidado, la prosa de Miguel es muy visual, exactamente como lo sería si viéramos a través del visor de una cámara, pendiente de los mínimos detalles para centrarnos en cada situación que viven los personajes.

Una novela original, muy trabajada, arriesgada a la hora de escribir, que merece la pena que lean.
De libros y lecturas

Antonio Arbeloa (escritor, presentador de televisión, profesor y actor): Me ha encantado. El poder del lenguaje en manos de un gran escritor.


.Dominique Vernay (escritora y profesora): Resulta que en esta época de confinamiento forzoso el libro de Miguel Torija nos obliga a entrar, a salir, a seguir a sus personajes, a girar a la derecha, a la izquierda... para no perderlos de vista, para saber qué está pasando en cada momento. «El espesor de un lápiz» es un libro que hace que, lo quieras o no, tengás que levantarte de tu sillón, salir de tu casa y pasear con su autor para saber algo más de unos personajes cuyas obsesiones empujan a vivir al límite y más allá del límite.

.Desirée Ruiz (escritora y profesora): ¡Enhorabuena! Estoy impresionada con tu prosa. Mención aparte merece la originalidad en la forma narrativa. Muchas felicidades por tu novela.

S.A. (agente literaria y editora): Una trama que queda en la memoria. Una novela muy literaria que no renuncia a los registros de un buen thriller.

E.H. (editora): Novela intrépida con un punto de vista sorprendente. Una obra realmente diferente.

.Ana Pascual (escritora y lectora): Excelente novela de Miguel Torija Martí. Lo mejor, el narrador tan novedoso, un nosotros difícil de escribir pero muy bueno para leer.
Interesante la trama y el desenlace. Los personajes muy humanos. Que delicia haberla disfrutado.

Raquel Romero (escritora y coordinadora de club de lectura): ¡Tremenda novela! Personajes magníficamente construidos, trama con intriga, ritmo trepidante, el narrador, menudo narrador (y menudo trabajo debe llevar ese tipo de narrador) y el final..., absolutamente sorpresivo. Creo que tras esta novela tienes que escribir El espesor de un bolígrafo, de un rotulador... para continuar con esos personajes que tanto me han atrapado.


.Gema V. (bancaria y lectora): Acabo de terminar el libro.

Solo puedo decirte dos cosas: 
Primero gracias por el gran trabajo que has hecho, por la invitación de adentrarnos en la historia, y por cómo has logrado que vivamos la historia. 
Segundo: será, seguro, un libro que volveré a leer. Y eso es algo que no hago con muchos. 
¡Enhorabuena!

.Pedro Paradis (coordinador de talleres de escritura):  El espesor de un lápiz me ha encantado. El uso que hace del narrador es muy original (yo no había leído nada parecido) y está bien ejecutado. La historia nos habla sobre la obsesión y está bien resuelta en un final que quizá era inevitable. Enhorabuena. Muy recomendable

Pilar M. (profesora): Lo empecé ayer y no he podido parar hasta terminarlo.

.Elena Pérez Aguilar (activista social): Libro leído y altamente recomendable.

Miguel te hace ir por un camino que en cada momento se pone más interesante, tanto que vas al baño sin dejar de leer y llegas a un final tan sorprendente que te deja amarrada al asiento con la cabeza dando más vueltas que un tiovivo.
Estupendo, fascinante, genial, podría estar poniendo buenos apelativos pero estaría hasta mañana. Todavía estoy sin poder moverme del asiento. Vaya final, la genialidad en grado superlativo.
Gracias Miguel.

Alberto (maestro): Debo reconocer que en las primeras páginas me preció un poco estresante, pues resultaba demasiado descriptivo, no obstante al seguir la historia engancha. Resulta interesante el tratamiento frustrante y autolesivo del escritor, que está de psiquiátrico por otra parte. Hasta el final se consigue mantener la tensión de la narración. Enhorabuena.



CASTELLONDIGITAL.COM

Compra tu ejemplar en este enlace.