viernes, 6 de agosto de 2010

Tinto de verano

Safe Creative #1008066987814




10 comentarios:

juan dijo...

Ja, ja, ja. Desde luego, no somos nadie, eh? De todas forma, siempre he pensado que las sirenas son unos bichos sin ninguna gracia...

Anónimo dijo...

¿y quién te asegura que no vayas a morir igual de ahogado siguiendo a esas dos largas piernas bronzeadas? ¡original y refrescante!dominique

Miguel Torija dijo...

Juan no le quites la ilusión al pobre chaval. Ya tiene bastante con que le hayan dado gato por liebre o Rioja por Don Simón vete a saber.

Miguel Torija dijo...

Toda la razón Dominique. Los mares por los que pueden ir esas piernas tienen pinta de ser muy peligrosos.

alberto dijo...

¿Y dónde está ese chiringuito?

Sólo lo pregunto por curiosidad, no por saber si hay o no más damisirenas como ésa, claro.

Miguel Torija dijo...

Mucho me temo que este chiringuito habrá sido presa de la Ley de "según que" Costas. Habrá desaparecido un habitat más para las Sirenas de piernas bronceadas aficionadas al tinto de verano. Pronto se convertirán en otra especie en peligro de extinción.

Gaviota dijo...

¡Sugerente! El chico podría estar tan borracho que piensa que no puede ir con ella al fondo del mar, que es una sirena. Pero, ¿y si siempre fue una chica de piernas largas y bronceadas, y él ha rechazado el ofrecimiento de que se vaya con ella?
Me gusta el gesto de dolor transformado en sonrisa a través de la copa (de nuevo las sonrisas te persiguen ;) ).
Siempre es un placer leerte.
Un besote enorme.

Miguel Torija dijo...

Creo que no escribí esto con doble sentido. Lo único que pretendía era provocar "sonrisas". Aunque igual mi subconsciente ha hehco de las suyas y de aquí sale un psicoanálisis que me lleva directo al manicomio. Que miedo.
Gracias por leerme, aunque sea con tantas expectativas.

Anónimo dijo...

Esas sirenas siempre andan a la zaga.
interesante micro
Salut
Cris

Miguel Torija Martí dijo...

Gracias por tu comentario Cris. Las sirenas van a la zaga de los que no están serenos.