jueves, 1 de marzo de 2012

PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS: 1ª JORNADA


1ª jornada de la PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS.

-->
CUENTOS PARA ADULTOS DESEMPLEADOS
Era un tiempo en que los piratas vivían del cuento y los tres cerditos de la subcontrata trabajaban a destajo para levantar cabañas en bosques azotados por la especulación urbanística. La vida fluía apaciblemente: los pájaros cantaban de sol a sol, los peces zigzagueaban en el riachuelo sin estar dados de alta en la Seguridad Fluvial, y los animales percibían sus jornales en comida B. Hasta que un triste día Patapalo decretó el despido libre. Fue entonces cuando, agotado el subsidio de bellotas, la piara hipotecada, los tres cerditos no tuvieron más remedio que okupar el establo adosado del caballo freelance.

José Agustín Navarro Martínez

EL YING Y EL YANG
Hoy me ha llegado un escrito dirigido a mí con todos los insultos posibles. Me he sentido sola, desilusionada y pensando que mi trabajo no merece la pena. Hoy también he ido a comprar a una gran superficie y he visto a una mujer delgada, cansada y envejecida arrastrando un palet de cervezas más grande que ella. La he reconocido enseguida a pesar del mono gris ¡La madre de Iona!
Conocí a Iona hace algunos años. Sus padres acababan de llegar de Rumanía. Iona era y es brillante. Ahora estudia 5º de medicina en Barcelona. He saludado a su madre y le he dicho de nuevo lo maravillosa que es su hija y como les deseo a todos lo mejor. Lo que no le he dicho es que hoy, reencontrarme con el recuerdo de Iona con sus 12 años de edad y sus ganas de aprender, ha hecho que vuelva a sentirme orgullosa de mi profesión: Profesora de Enseñanza Secundaria Pública.

Dedicado a todas y todos l@s Ionas que se merecen la mejor educación del mundo.

Amparo Gras

 BASURAS
Con el palo revuelve entre los desperdicios malolientes. Cuando encuentra algo que le interesa, se agacha con dificultad, lo coge y lo mete en un saco que arrastra con la otra mano. De vez en cuando tiene que pararse. Entonces apoya sus manos en las caderas, su hinchada barriga se libera y sale hacia delante, su columna se arquea y ella suspira. A su espalda, amarrado con una manta sucia, Manuel. Con la cabeza apoyada en la espalda de su madre a veces dormita. Cuando no lo hace, abre unos ojos negros, enormes y legañosos, que comienzan a bizquear por el humo de las hogueras. Sus piernecitas, morenas y huesudas, cuelgan por los agujeros de la manta que lo sujeta a la cintura de su madre. Un hilillo de mocos sucios forma una costra oscura debajo de su nariz. Un poco más adelante Lucía, que aún camina torpe, disputa un trozo de pan a un perro famélico. Lucía lleva una camiseta sucia que no le llega más allá de las escuálidas nalgas. Descalza corretea por el suelo de basuras. A veces se hace daño en los pies. Entonces se sienta para llorar y gruesos churretones grises caen por sus mejillas morenas. Otras veces se para para frotarse los ojos que le pican, como a su hermano, por el humo. Juan, como es mayor que Lucía, ya lleva un palo y un saco y su madre le está enseñando a buscar y a aprovechar lo que vale y lo que no. Hoy, han llegado temprano y tienen su pequeña colina, territorio que sólo tienen que disputar a los perros. Las que no han llegado pronto esperan abajo, a los pies del cerro, a que alguien se marche. Un poco más allá, en otra loma, una mujer con un niño a su espalda revuelve con un palo. A su lado, uno de sus hijos va metiendo en el saco lo que su madre le da. Una sartén abollada, un sucio cubo de plástico amarillo, una muñeca sin cabeza, una oxidada lata de conservas.... Alrededor sus otros hijos buscan entre las basuras de ese pequeño promontorio que hoy han ocupado. De vez en cuando se paran para toser y para frotarse los ojos que siempre tienen rojos. Y más allá también otro montículo, con una mujer rodeada de niños que busca entre los desechos, niños morenos y escuálidos que se frotan los ojos rojos mientras tosen y les corren churretones grises por las mejillas. Kilómetros y kilómetros de inmundicias, bajo este cielo sucio y mezquino, que, cada día, cientos de mujeres conquistan con sus pies descalzos y sus manos desnudas.

Mercedes Suárez Aguirre

-->
SACRIFICIOS HUMANOS
Las antorchas que iluminan el oscuro corredor proyectan sombras sobre su túnica blanca. Él avanza descalzo hasta la siguiente estancia, donde le espera su mentor, mientras sostiene en brazos a un hombre inánime. Al entrar deposita el cuerpo sobre un altar cubierto de muérdago y retrocede para despojarse de la capucha, dejando entrever su joven rostro. El maestro levanta una espada rúnica y atraviesa a la victima por el estómago. Seguidamente, contempla sus últimos estertores de muerte y analiza las vísceras con la intención de vaticinar así el futuro de su pupilo:
Muy bien Rodríguez -dice-, le ampliaremos el contrato otros seis meses. Por cierto, cuando salga entierre a García, ya no necesita firmar su finiquito.
 
Juan Naranjo

-->
ÁGORA
Ayer se convocó una cacerolada en Wínnappu. Todos sus habitantes sin excepción se reunieron en la plaza mayor, frente al consistorio, en señal de protesta. La concentración transcurrió de forma pacífica, y no hubo que lamentar altercados ni ningún episodio de carácter violento. Incluso, al final, las fuerzas del orden se sumaron a las reivindicaciones de los manifestantes. En Wínnappu la conciencia social y política está muy arraigada. Sus ciudadanos velan día y noche para que las autoridades cumplan escrupulosamente con sus obligaciones. Sólo así, si cada individuo actúa según los designios de su propia naturaleza, el sistema funciona. Los más viejos del lugar afirman que es la segunda vez en la historia que sucede una cosa así. La primera, la única hasta entonces, fue hace más de cien años. Nadie recuerda ya el motivo, pero debió ser también por algo honrado que hizo el alcalde.

Agustín Martínez Valderrama


 MANDA DIOS COMO DIOS MANDA
- Yo también estoy muy orgullosa de mis hijos.
- Claro, mujer, claro que estás orgullosa pero no eres objetiva. Yo que veo a tus hijos como dos soldados dentro de este ejército, permíteme la comparación, te puedo asegurar que tu hijo mayor está haciendo un trabajo fantástico. Tenemos depositadas en él muchas esperanzas. Recapacita por favor. Podría llegar lejos, muy lejos. Aquí viene.
- Hola madre. Buenos días don Ricardo.
- Hola cariño. ¿Cómo estás? Se te ve pálido.
- Estas semanas estoy estudiando mucho.
- ¿Sabe tu madre, tus padres por qué estás estudiando tanto?
- Pensaba decírselo cuando supiese el resultado.
- Reservado, precavido, poco vanidoso. Un gran porvenir, hazme caso. Tu hijo es candidato a las becas que la Base concede para estudiar en la UCBA. ¿Sabes lo que eso significa? Piensa en tu hijo y verás como lo que pretendes es ...
El chico ha dejado de escuchar. Mantiene la mirada fija en su madre, en las gafas de sol.
- ¿Por qué llevas las gafas? ¿Te ha vuelto a pegar? Don Ricardo, esto no es lo que usted me había explicado esta mañana.
La mujer se ha echado a llorar.
- Álvaro, me defraudas. Puede que no fuese explícito en algunos términos pero tú entendiste de lo que estuvimos hablando.
- No, don Ricardo, usted me dijo que tenía que tranquilizar a mi madre para evitar un escándalo. Sus palabras fueron que estaba confundida. Desde luego no fue explícito, le hubiese bastado incluir la palabra paliza para que entendiese de qué estábamos hablando.
- No saquemos las cosas de quicio. Lo he hablado con tu madre y estamos de acuerdo. ¿Verdad Mercedes? No podemos arriesgar, arruinar tu carrera antes de que empiece. Se está esforzando mucho para aprobar la prueba de ingreso a la UCBA.
- Esto es bastante más importante que entrar en la Universidad Católica. Mamá tienes que dejarle. Me vuelvo contigo en el tren y te ayudo a echarlo de casa. No se preocupe don Ricardo, el lunes estaré de vuelta y todavía tendré un par de días para preparar la prueba.
- Te equivocas Álvaro. Si te vas no volverás el lunes. No volverás. La base no admite hijos de separados y la UCBA tampoco. ¿Dónde irás entonces? ¿A un instituto público lleno de hijos de presidiarios y de moros? ¿Y después? ¿De dónde sacaréis el dinero para ir a una universidad?
- Hijo, don Ricardo tiene razón. Tengo que volver con tu padre. Piensa en tu futuro. Tienes que ir a la universidad. Ellos pueden ... Ellos pueden ...
- Mamá, pienso en mi futuro y por eso voy a irme contigo. Ha acertado padre, iré a un instituto público, al mismo al que ustedes vinieron a buscarme y del que nunca tenía que haber salido.

Miguel Torija 

Más microrrelatos indignados en:


En este enlace podréis descargar el cartel de la convocatoria por si lo queréis poner en vuestro blog junto al microrrelato.

Próxima jornada: 5 de abril.

Nos vemos en la alambrada.


19 comentarios:

Víctor dijo...

El mío ya está colgado en mi blog, Miguel. Supe de esta propuesta a través de Rosana Alonso y no me la quiero perder por nada del mundo. Correré la voz, a ver si se animan más. Enhorabuena por la iniciativa.

Laura dijo...

Enhorabuena a los relatos indignados "desblogados" aquí expuestos. ¡Y que tiemblen los expertos!. ¡Ánimo y hasta la segunda cita!

Anita Dinamita dijo...

Ya he colgado el mío también. Gracias por la iniciativa...
http://relatosdeandarporcasa.blogspot.com/2012/03/que-mas-tenemos-que-hacer.html

Un abrazo

Rosana dijo...

Miguel añade tres indignados más a la lista ;)


Xavier Blanco
http://xavierblanco.blogspot.com/



Ana Vidla (Anita Dinamita)
http://relatosdeandarporcasa.blogspot.com/



Agustín Martinez
http://acusmartvald.blogspot.com/

Fortunata dijo...

buena iniciativa,Yo también he colgado el mio
http://afortunata.blogspot.com/
Besos

Rosana dijo...

Miguel, otra incorporación

Elena Casero

http://escriptorum54-adlibitum.blogspot.com/

El micro se titula Garbanzos con chorizo

Salut

Elena Casero dijo...

Yo me enteré tarde y eso que conozco a Rosana personalmente. Pero ya lo he colgado en mi blog para que no falte mi indignación.

Un placer saludarte y desearte mucha suerte en los premios de la Crítica.

Miguel Torija Martí dijo...

Gracias a José Agustín por su fábula en la que todos reconocemos a bestias de dos patas, a Amparo por su valiente debut, a Mercedes por esa atmósfera asfixiante y desoladora, a Juan por mostrarnos la letra pequeña de las reformas laborales, a Agustín por ese giro final tan suyo y al resto de participantes por poner su talento al servicio de la dignidad.

Os esperamos a todos el 5 de abril en la segunda jornada.

Nos vemos en la alambrada.

Anita Dinamita dijo...

Miguel, vuelvo a agradecerte la iniciativa. He leído de paso los micros que había aquí que no había tenido tiempo.
Para el lunes 5 no me lo pierdo, ahora además tendré más tiempo para pensar.
Un abrazo y felicidades por la acogida y por los buenos micros recopilados

Miguel Torija dijo...

Gracias Anita, aunque lamento comunicarte que el 5 de abril es jueves.

Gracias también a Elena por la suerte para los premios de la crítica. Me va a hacer falta.

Miguelángel Flores dijo...

Enhorabuena por la iniciativa, tocayo. Creí haberlo dicho y veo que sólo fue a Rosana. Por cierto, mucha gente conocida y muy buena entre los desblogados.
Saludos, Miguel.

Miguel Torija dijo...

Gracias a Miguel Ángel y al resto que me habéis felicitado por esta iniciativa. El mérito es vuestro por haber conseguido un catálogo de relatos que describen todas las injusticias, los abusos, los retrocesos sociales, ... que nos están vendiendo como la salvación cuando son todo lo contrario.

Ximens dijo...

Cuento de José Agustín
En registro de fábula, conjugando con ingenio personajes de cuentos conocidos con oficios y situaciones de esclavitud, José Agustín, nos hace recapacitar sobre el deterioro laboral. Es un cuento para morir de risa o de risa moribunda. Me ha encantado el subsidio de bellotas.

Ximens dijo...

Amparo, narras muy bien la situación de vanguardia que sufren los profesores. Reciben la ira de los padres que han endiosado a los hijos, al mismo tiempo que olvidado su deber de educación. Pero es más indignante cuando los insultos se reciben desde arriba, despreciando la labor que realizan los educadores de cabestros. La historia de Iona y su madre me recuerda mis viejos tiempos, del esfuerzo de nuestros padres por darnos estudios. Si yo llegaba a casa y le decía que el maestro me había pegado, mi padre hacía eco y me daba el doble. No les interesa un pueblo formado.

Ximens dijo...

Mercedes, tu relato de un paisaje tercermundista es muy realista, lo hemos visto en las noticias. Esa marea de pobreza avanza, pero está en nuestras manos evitarlo. Para que tu relato fuera más contundente me falta el contraste, una limusina, una bota militar o un anuncio pidiendo el voto.

Ximens dijo...

Juan, tu sacrificio está muy bien escenificado, creas un ambiente tenebroso. El giro final es una metáfora de lo que está sucediendo, que los hijos sustituyen a los padres, y que los dioses determinan la duración del contrato. Aplaudo.

Ximens dijo...

Agustín, tu Ágora me descoloca por la frase final salvo por que uses la ironía. En cien años todo has sido correcto? ¿La primera vez fue para felicitar al alcalde? Sospecho que la indignación que quieres mostrar es más bien por la apatía de los ciudadano.

Ximens dijo...

Me pierdo en la lectura, los diálogos a tres bandas, sin acotaciones pueden producir pérdida en el lector, al no saber muy bien quién habla. En la segunda lectura queda todo claro, pero utilizas un padre (referido a don Ricardo) que está muy próximo a "volver con tu padre"., que me descolocó. Por lo demás, solo los que tienen una cierta edad recuerdan esa realidad renaciente: "Hija, es tu cruz".

Miguel Torija dijo...

Gracias por tu comentario Ximens.
Un comentario de los que se agradecen de verdad por lo que ayuda.
Tienes toda la razón el relato está incompleto, quité el principio para que no fuera tan largo y no me dio tiempo a poner las aclaraciones a los diálogos.

Si es que ya dicen que no se puede estar en misa y repicando.

Para la segunda jornada prometo esmerarme más.