viernes, 16 de julio de 2010

La isla de las culebras (3ª parte)

Safe Creative #1006186625333

Esta historia podría estar protagonizada por ingleses, franceses, suecos, argentinos o rusos pero está protagonizada por españoles. Podría haber sucedido cerca de Mallorca, frente a la bahía de Cadiz, en el archipiélago de las Malvinas o en el mar Báltico, pero no ocurrió en ningún lugar. La verdad es que esta historia es mentira.



   Este relato está en tránsito.

Nota: Este relato no sería el mismo sin el asesoramiento técnico e histórico de C. Gros y Roy Apregna.

11 comentarios:

juan dijo...

Muy bien, Mick. Estoy enganchado, jejeje...

Te escribiré en cuanto pueda con comentarios con más enjundia, prometido.

Gracias por escribir.

Miguel Torija Martí dijo...

Me alegro que te guste y que te enganche.

Seguiré escribiendo, prometido.

Anónimo dijo...

Referente a cómo puede seguir, a mí me gustaría que ninguna de las tres opciones propuestas fuese la que ponga punto final a esta historia... Que un elemento totalmente inesperado entre a escena; me encanta cuando describes el cómo se va vistiendo el capitán y dices que "se va a ver obligado a comedir su respiración"... tal vez ese hecho (en sí mismo insignificante) podría hacer que nuestro hombre sintiera un ligero mareo, que le obligaría a hacer un movimiento interpretado como gesto de amenaza por uno de los amotinadios que, entonces, le pegaría un tiro...(vaya frasecita)
Sí, creo que el capitán podría morir de la manera más tonta... así se escribe a veces la historia... de casualidades en casualidades... perdoóname por tanta verborrea... un saludo.

Anónimo dijo...

perdona, no deje mi nombre... soy Dominique la de la verborrea

Miguel Torija dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Torija dijo...

Gracias por tus propuestas, tendré en cuenta la posibilidad de algún hecho inesperado. Respecto a cargarme al capitán te tengo que decir que le he cogido cariño.
Sobre el final, mucho me temo que todavía quedan unos cuantos capítulos hasta poder llegar a algo que se pueda llamar final.
De todos modos esperemos a ver que deciden los amotinados.

Anónimo dijo...

mejor que mejor si sigues con el relato... ya me había fijado en el "continuará" pero asocié tus tres propuestas con tres posibles finales... ¡sorry!Dominique

Coque dijo...

He leido las tres partes y en la tercera es donde mas he sentido la la naturaleza realista, fuerte y energica del capitan.

"De pie, de espaldas a todos menos al timonel, que parece aliviado al verle, saborea el silencio. Está convencido de que todos le están mirando"

Este parrafo me parece clave porque es el momento que le da la clave al Capitan de la situación. Creo que le da seguridad.
Coque

Miguel Torija dijo...

Coque, gracias por leer los 3 capítulos y por tus comentarios. Me alegro de haber dado cierta personalidad al capitán.

A. Corujo dijo...

me chiflan los relatos de amotinados y piratas, no en vano crecí mamando las aventuras del tigre de Malasia en su desmedida batalla contra el perro inglés.

Me ha enganchado tu relato, Miguel, permaneceré a la espera de nuevas entregas.

Sus y a ellos, que son pocos y cobardes! :-)

Miguel Torija dijo...

Me alegra que te haya enganchado Alberto. En cuanto a la continuación no se cuando me voy a poder poner con ella.